lunes, 13 de abril de 2015

Intoxicación por agua oxigenada casera

El agua oxigenada (peróxido de hidrógeno H2O2) es un líquido que a concentración menor del 10%, tiene efecto antiséptico, a concentraciones superiores al 20% posee efecto limpiador y blanqueador.

Se trata de un producto de uso extendido, muy utilizado en el hogar y por tanto fácilmente accesible a los niños, cuya natural curiosidad les lleva a probar el contenido de cuantos envases llegan a sus manos.
Lo que de forma casera se conoce como agua oxigenada es una mezcla de agua y peróxido de hidrógeno al 3%. Considerando que la intoxicación por agua oxigenada se da a partir de concentraciones del 10% podemos decir que el agua oxigenada casera no es toxica.
El relativo bajo grado de toxicidad de estos productos se debe a su sabor desagradable y a su capacidad para producir el vómito, lo que impide que se ingieran en grandes cantidades.
El agua oxigenada se mide por volúmenes, y la de uso cosmetologico o medicinal que encontramos en nuestras casas es el agua oxigenada de 10 volúmenes, lo que quiere decir que, en condiciones normales, por cada unidad de disolución de peróxido de hidrógeno se producen diez de oxígeno.
La ingestión a concentraciones elevadas (más del 10%) puede producir importantes quemaduras digestivas, y graves alteraciones sistémicas: neurológicas, fundamentalmente trastornos del nivel de conciencia, parada cardiorrespiratoria, embolismos gaseosos arteriales y venosos por liberación de oxígeno en grandes cantidades

La localización de las lesiones en el tracto digestivo puede explicarse por el estancamiento del agua oxigenada en el tercio inferior del esófago durante corto periodo de tiempo y fundamentalmente en el cuerpo y antro gástricos.
Se considera así la orofaringe y el esófago como lugares de paso en los que sólo se apreciarían signos de irritación (sialorrea, eritema mucoso), mientras que la acumulación del agua oxigenada en el estómago durante más tiempo explicaría la aparición de lesiones más evolucionadas y graves.

Todo ello se produce como consecuencia de la reacción del peróxido de hidrógeno con las catalasas tisulares, provocando la liberación de radicales y la respuesta inflamatoria de la mucosa en distintos grados que dependen de la cantidad de producto ingerido, su concentración y el tiempo de contacto. Esto explicaría que podamos encontrarnos casos con eritema, erosiones e incluso úlceras.

Asímismo, la producción de burbujas podría producir alteraciones respiratorias con reacción espástica y de forma secundaria hipoxemia y parada respiratoria, así se explicarían las diversas complicaciones no digestivas tras la ingestión de agua oxigenada, como disnea e insuficiencia respiratoria, parada cardiorrespiratoria
y alteraciones de tipo neurológico.

La cantidad ingerida es el factor más importante en relación con la severidad de las manifestaciones tanto digestivas como sistémicas.  Ante todo paciente en que se sospeche la ingestión de agua oxigenada es necesaria la evaluación clínica completa.
En los casos que cursan con clínica respiratoria importante, en los que el riesgo de presentar embolismo gaseoso es elevado, debe instaurarse venoclisis y soporte respiratorio y cardiocirculatorio si lo precisan.


En las primeras 48 horas, si su estado lo aconseja, debemos proceder a realizar una esofagogastroscopia y valorar la existencia de lesiones digestivas. En los casos leves se podrá reanudar la alimentación oral de forma precoz, mientras que en los más afectados se necesitará nutrición parenteral total y protectores gástricos.

1 comentario:

  1. Estoy haciendo enjuagues bucales con una mezcla de agua oxigenada, Melox y nistatina. Llevo cerca de un mes haciéndolo para paliar efectos de la radioterapia en la región bucal y faríngea. Siento náusea leve pero constante que me impide comer normalmente. ¿Serán las náuseas consecuencia de los enjuagues?

    ResponderEliminar