lunes, 13 de abril de 2015

Intoxicación por suavizante de ropa


1.     Introducción

Los suavizantes de ropa se encuentran en la lista de los diez productos de aseo doméstico implicados en intoxicaciones accidentales, sobre todo en niños menores de 6 años.

Los suavizantes más empleados tienen una composición química que incluye comúnmente: dimetil-cloruro de amonio, 2-propanol e isotiazolinona. La fórmula de los suavizantes puede ser concentrada o diluida, lo que debería informarse en la etiqueta del mismo para poder evaluar la toxicidad. Cada una de las sustancias listadas tiene potencial tóxico por sí misma; sin embrago, en la proporción base de la fórmula del suavizante, la sustancia tóxica es el compuesto amoniacal que actúa como un tensioactivo catiónico. Esta molécula está formada por una parte soluble y otra insoluble, lo que le permite ser fácilmente absorbido en interfaces sólido/líquido, además de interactuar con las membranas celulares. Algunos estudios reportan que, en grandes cantidades, tienen actividad hemolítica.

2. Toxicidad y Manejo

Los suavizantes de ropa son muy tóxicos. Las soluciones concentradas irritan la piel y, en pieles delicadas (niños y ancianos), pueden originar lesiones similares a las quemaduras. Irritan la mucosa ocular y es posible que lesionen la córnea si la concentración y el tiempo de contacto son suficientes. La ingesta provoca irritación del tracto gastrointestinal, lesionando el esófago y el estómago. Además, no hay que descartar la aparición de hipotensión, arritmia cardiaca, ansiedad, agitación y trastornos neuromusculares, que representan los signos de alarma que deben ser reconocidos.

3. Tratamiento


El tratamiento, como en toda intoxicación, debe incluir el manejo del ABC en emergencia y la atención a signos de alarma como adormecimiento, vómito repetitivo o ausencia de pulsos. No existen estudios que, de forma fidedigna, indiquen cuál es la dosis tóxica del suavizante de ropa para niños ni adultos. No obstante, considerando que los tensioactivos catiónicos pueden dañar directamente la membrana de las células, se recomienda la vigilancia hospitalaria de cualquier individuo que haya ingerido suavizante. Si el contacto fue prolongado con piel y mucosas, el lavado con agua limpia y tibia de forma profusa es lo ideal. No se recomienda usar jabón ni alcohol. No se recomienda usar agua caliente ni fría. Por lo demás, el tratamiento es meramente sintomático y se recomienda observación de al menos 24 horas para descartar complicaciones severas.

1 comentario:

  1. Y si se respira? Hay gente q lo pone a calentar, como ambientador.

    ResponderEliminar